Bajo el título ‘Insurance 2020: Unleashing the value from values’, PwC destaca que las aseguradoras están operando en un mundo en el que la meta de crecimiento a largo plazo parece estar cada vez más lejos. Sin embargo, las aseguradoras se enfrentan a una serie de obstáculos, incluyendo los persistentes rendimientos bajos de inversión, el endurecimiento de la regulación y el exceso de capacidad en muchos mercados. Como aseguradores, explica el informe, es importante adaptar los modelos de negocio a este nuevo entorno, los objetivos estratégicos tiene cada vez más importancia por las fusiones y las adquisiciones. Sin embargo, PwC no espera que la transacción de volúmenes se recupere en las mismas líneas. En cambio, sí predecimos que los próximos años veremos una revolución silenciosa mundial de la industria de seguros de fusiones y adquisiciones.

La cultura organizacional y coorporativa en muchas ocasiones se ha situado al final de la lista de las preocupaciones de las empresas, ya que antes se sitúan los problemas que tiene que ver con la economía, la estructura y el mercado. Para hacer frente a esas cuestiones se requiere una transformación más eficiente, un cambio en la cultura, que esta sea más ágil, innovadora y eficiente. Desde el informe explican que mientras los reguladores se han mantenido reacios a incidir en la cultura organizacional, ahora se sitúa en la parte superior de su orden del día, ya que tratan de inculcar una mayor conciencia de los riesgos. “Por ello, muchas aseguradoras están de remodelando su cultura a las nuevas realidades del mercado, aunque la mayoría sólo están arañando la superficie ya que fallan en el momento de traducir sus intenciones en cambios reales sobre la forma en que sus personas se comportan y toman decisiones.

Desde PwC sugieren que se deben identificar los hábitos y las rutinas más reveladoras de las personas (los "momentos que importan ") y darle forma activamente. La clave para lograr esto son las cinco reglas de oro de una cultura de alto rendimiento:

- Asegurar el propósito, la visión y los valores son claros, tangibles y viable
- Identificar y centrarse en los momentos que importan
- Liderazgo activo y ser un ejemplo
- Apoyo activo y una inversión conjunta para todos los elementos de la cultura de alto rendimiento
- Medir, retroalimentación y ajuste