En la misma, apunta también al deseo de la entidad por diversificar. “Más de un 50% de nuestra facturación procede de Autos. Pero somos una compañía generalista. Hemos mejorado nuestro desarrollo en otros ramos y en otros tipos de clientes, como autónomos y empresas. Estos nuevos sectores son una fuente de desarrollo rentable. Con un mejor equilibrio entre Autos y el resto, tendremos una estabilidad más grande y mejor.

Reconoce que la crisis ha acelerado el proceso de guerras de tarifas, “aunque más que guerra de precios, hoy las aseguradoras tienen herramientas para segmentar los clientes actuales y futuros de una manera más precisa”. Defiende finalmente la necesidad de que los sistemas públicos de pensiones sobrevivan, aunque la crisis ha demostrado que “hay un espacio de cooperación entre un sistema público y otro privado”. “Como aseguradora, nuestro papel es importante con respecto a los seguros de Vida”.