“Es importante –añade–  que haga comprender al consumidor que siempre va a estar a su disposición para resolver cualquier incidencia que pueda surgir en relación con el seguro”.

Pide a las aseguradoras “calidad de servicio, apuesta clara y contundente por los mediadores y mejora continua de los canales de comunicación entre ambos”. Y añade: “Las compañías no deberían dejar de vernos como clientes. Con nuestra labor de intermediación les acercamos al cliente final. Si fueran conscientes de ello, quizás las cosas cambiasen en algunos aspectos”.