Para los seguros de Vida, el margen alcanzó el 214% sobre el mínimo, mientras que para los ramos de No Vida fue del 383%, “aunque tanto el cálculo como la composición del margen es diferente para cada tipo de negocio”, matiza la asociación.