En lo que se refiere al ahorro, los responsables del Ministerio confirmaron que los planes de pensiones mantienen su régimen fiscal actual, pero como gran novedad se fija una única aportación máxima de 8.000 euros al año como límite de desgravación en estos productos (además, de 5.000 euros anuales para las primas a seguros colectivos de dependencia satisfechas por la empresa). En la actualidad, los partícipes pueden reducir la base imponible del IRPF por sus aportaciones a planes de pensiones hasta un límite de 10.000 euros, o hasta 12.500 euros para los de más de 50 años.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, señaló que dicho límite no se verá incrementado por la edad del contribuyente, como sucede ahora, y recalcó que esta medida no tendrá impacto en el ahorrador medio, ya que sus aportaciones son inferiores a esta cifra de 8.000 euros.

NEUTRALIDAD DEL AHORRO Y 'PLANES AHORRO 5'

Por otro lado, los responsables del Ministerio destacaron que la reforma del IRPF incluye una rebaja de la tributación del ahorro, lo que se hace introduciendo progresividad en el tramo superior. La nueva tarifa consta de tres tramos: el primero, hasta 6.000 euros, bajará su tributación del 21% al 20% en 2015, y al 19% en 2016; desde 6.000 hasta 50.000 euros, el tipo bajará hasta el 22% en 2015 y al 21% en 2016; a partir de 50.000 euros, el tipo de gravamen se situará en el 24% en 2015, y en el 23%, en 2016. 

Además, tal y como se adelantó el viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la reforma incorpora un nuevo instrumento para potenciar el ahorro a medio y largo plazo, como alternativa o complemento a los planes de pensiones u otras formas de ahorro. Así, “pensando en los pequeños y medianos ahorradores”, se indica desde Hacienda, se crea los ‘Planes Ahorro 5’, que podrán adoptar la forma de cuenta bancaria o seguro, que garanticen la restitución de, al menos del 85% de la inversión. Los rendimientos generados disfrutarán de exención si la inversión se mantiene un mínimo de cinco años. Y siempre que aporten cantidades inferiores a 5.000 euros anuales

Ferre también ha anunciado que se elimina la exención de tributación de dividendos (hasta ahora estaban excluidos los primeros 1.500 euros). Además, las plusvalías de dación en pago y preferentistas quedan exentas.

EL TIPO DE RETENCIÓN DE LOS AUTÓNOMOS CON MENORES RENTAS SE REDUCE DEL 21% AL 15% EN JULIO

Otras novedades a destacar de la reforma fiscal son las que se refieren en al IRPF para autónomos. Se reduce del 21% al 15% el tipo de retención del autónomo profesional con rentas inferiores a 12.000 euros, siempre que más del 75% de sus rentas procedan de actividades económicas. Además se mantiene el tipo reducido del 15% para las empresas de nueva creación, incluido en la Ley de Emprendedores. El tipo se aplica sobre los primeros 300.000 euros de base imponible, y será del 20% para el exceso de dicho importe durante dos años (el primer ejercicio con base imponible positiva y el siguiente).

Además, el nuevo IRPF introduce una simplificación del régimen de estimación objetiva (módulos). De esta forma, se rebaja el umbral de exclusión, de 450.000 a 150.000 euros de ingresos, y de 300.000 a 150.000 euros de gastos. Se excluyen las actividades que facturen menos de un 50% a personas físicas.
 

IMPUESTO DE SOCIEDADES

En cuanto al Impuesto sobre Sociedades, incorpora “una bajada de tributación y medidas para fomentar la competitividad de las empresas y simplificación de deducciones”. Así, con el fin de consolidar la aproximación de la fiscalidad de las empresas a los países del entorno, el tipo de gravamen general se reducirá desde el 30% al 28%, en 2015, y al 25%, en 2016.

Además, se crea una reserva de capitalización (minoración del 10% de la base imponible por incremento de fondos propios) que sustituye a la actual deducción por reinversión de beneficios.

Las pymes, asimismo, tendrán acceso a una nueva reserva de nivelación, exclusivamente para ellas. Se trata de una minoración del 10% de la base imponible con un límite de un millón de euros. La cantidad se compensará con bases imponibles negativas en un plazo de 5 años. El tipo de gravamen de las pymes puede llegar al 22,5% si utiliza esta reserva de nivelación, y al 20,25% si suma la de capitalización empresarial. Además se mantiene el régimen especial de entidades de reducida dimensión que ofrece otros beneficios a las pymes, como la libertad de amortización.

El texto del Anteproyecto de Ley está disponible en la página web del propio Ministerio de Hacienda (pdf).