El Instituto de Auditores Internos de España edita dicho marco en castellano para los auditores internos hispanohablantes.

La edición 2017 del MIPP contiene 42 modificaciones a las normas, incluyendo dos nuevas relativas al papel del Director de Auditoría Interna y las salvaguardas que tanto este como el área qie dirige deben aplicar para no limitar la independencia y objetividad. También incorpora 50 nuevas Guías de Implementación que se suman a las dos que se incorporaron el año pasado y que ayudan a los auditores internos en el cumplimiento de las normas.

Entre las modificaciones destaca las normas para aumentar la eficacia de Auditoría Interna con especial atención a las tendencias y los riesgos emergentes que pueden tener impacto en la organización, tales como ciberseguridad, riesgos geopolíticos, etc. Esto implica que las evaluaciones de los auditores internos ofrezcan proactivamente nuevas perspectivas y consideren los impactos futuros que estos riesgos pueden tener para las organizaciones.

Independencia y objetividad del Director de Auditoría Interna

También destacan nuevas normas referidas al papel del Director de Auditoría Interna (DAI) cuando asume o se espera que asuma otras responsabilidades diferente a la de Auditoría Interna, como el cumplimiento o la gestión de riesgos. En este caso, el Marco establece que se deben aplicar salvaguardas, conocidas y autorizadas por el Consejo, que no limiten la independencia y la objetividad, de manera que la actividad de Auditoría Interna pueda proporcionar servicios de aseguramiento donde haya realizado funciones de consultoría, siempre y cuando la naturaleza de estos últimos no impida la objetividad. .

Entre otras modificaciones relevantes se encuentran la incorporación de la Guía de Implementación que indica cómo puede gestionar el DAI los riesgos derivados de la independencia y objetividad; y la actualización de las Normas sobre planificación de los trabajos, y acerca de la información a trasladar a la alta dirección y al Consejo de Administración.