El seguro se ha dispuesto para los inquilinos con dificultades para conseguir una garantía o únicamente para quienes quieren asegurar los pagos correspondientes al alquiler de al vivienda o local. También cubriría los gastos del contrato, los impuestos, los posibles daños al inmueble y la Responsabilidad Civil por el uso.

Desde la entidad comercializadora se indica que todavía es pronto para hacer un balance sobre la acogida de la repercusión del producto, aunque admiten que la demanda de información ha sido muy elevada.