Según relata La Prensa fue el mismo periódico quien destapó la deuda del organismo, y ésta proviene de los préstamos entregados al régimen de Enfermedad y Maternidad (EM). Un trasvase de dinero que prohíbe la Ley del Seguro Social que establece, indica el mismo periódico, “que los tres regímenes de atención, en este caso, Riesgo Profesional, IVM y EM gozan de separación financiera y contable y bajo ninguna circunstancia podrán transferirse fondos de un régimen a otro, ni destinarse a otros fines que no sean los señalados en la ley y los reglamentos que al efecto se emitan”, alega.

A pesar de la ley, al parecer el IHSS ha incumplido la normativa puesto que su Junta Directiva ha destinado fondos de IVM a sufragar otros gastos de la institución como la compra de medicamentos, las mejoras en edificios y otras inversiones en equipo y materiales. Concretamente, a la compra de medicamentos se han destinado 600 millones (30,7 millones de dólares), que se suman a la deuda histórica que arrastra el régimen de EM de 900 millones (46,1 millones de dólares).

LAS RESERVAS DE IVM ESTÁN ASEGURADAS

Montes señaló, no obstante, que “nos hemos fijado un plan estratégico por 45 días para que esta comisión anticrisis genere las soluciones adecuadas dentro de la capacidad y circunstancias que se permitan”. El directivo señaló que el plan no contempla el incumplimiento de los actuales techos de cotización, aunque sí medidas de recorte del gasto y acondicionamiento de algunos compromisos en función del costo y su beneficio. Sí quiso tranquilizar a todos los ciudadanos al señalar que las reservas del IVM alcanzan los 13.000 millones de lempiras (666,6 millones de dólares).