“Esta herramienta tiene por objeto ofrecer a cualquier profesional relacionado con el seguro (mediador, agencia de suscripción, abogado, consultor, perito, etc.) un sistema de ayuda al consumidor o usuario de seguros que está siendo víctima de malas prácticas en materia de seguros, productos o servicios que le sean ofrecidos como tales por parte de cualquier actor del mercado, sin distinción. Por tanto, no es un arma contra nadie sino a favor del consumidor o usuario de seguros. Tan solo pueden sentirse afectados por esta herramienta quienes estén haciendo mal las cosas”, explica la web redesyseguros.es, creada para dar soporte al grupo de ‘Profesionales Españoles del Seguro’ (Grupo PES), uno de los más activos de Seguros en Linkedin.

Como ya informamos, la herramienta permitirá cumplimentar y presentar reclamaciones en materia de seguros y servirá también para organizar una base de datos documental con la que elaborar estadísticas de casos reales. “Con el tiempo consideramos que podrá acumular los suficientes elementos de prueba para emprender acciones orientadas a acabar con las malas prácticas redundantes o ejercidas en forma de cartel”, argumentan sus impulsores.

UNA ASOCIACIÓN PROFESIONAL E INDEPENDIENTE
 

“Para desarrollar la herramienta y darle soporte formal procederemos a crear una asociación en la que todos podrán participar, sin distinción de actividad profesional o mercantil y sin entrar en colisión con otras instituciones, colegios o asociaciones. Uno de los elementos distintivos de esta asociación será su absoluta independencia, marca distintiva de su origen en el Grupo PES: no aceptará publicidad, patrocinio o mecenazgo de nadie dedicado al Seguro, al producto financiero, instituciones  o actividades que puedan suponer un conflicto de intereses o pérdida de su autonomía. La herramienta podrá integrarse con cualquier proyecto colectivo sin perder por ello la independencia”, explican. “Como ya os consta, el Grupo PES cumple sus compromisos y lleva a término lo que propone. Esta herramienta es otra muestra de ello”, añaden.

El coste de suscripción a la asociación es de 100 euros anuales que servirán para usar de forma ilimitada la herramienta y acceder a los informes que puedan generarse con los datos acumulados. “En ningún caso se podrá acceder a documentación particular que no haya sido aportada por el asociado”, se aclara. Dicha cantidad solo se abonará en el caso del que el proyecto salga adelante. Los impulsores de la iniciativa ya están trabajando en los estatutos de la asociación, aunque no se procederá a convocar la Asamblea constituyente hasta alcanzar los 180 preinscritos “puesto que se considera el punto de corte mínimo para generar los ingresos necesarios para la puesta en funcionamiento de la herramienta ‘on line’ y garantizar su funcionamiento durante un año”.

Se recurre a externalizar los servicios básicos de Tecnologías de la Información y jurídicos pues “no se considera viable integrar personal”. “Para ello se recurre a profesionales de sólida reputación y accesibles de consenso entre los administradores y que han intervenido en el diseño y maduración de la idea”, aclaran los impulsores de esta acción. Como ya ocurriera con el Encuentro PES, y con el afán de transparencia, todas las facturas serán públicas.

CULTURA ASEGURADORA

“Si conseguimos superar el punto de despegue gracias a la suscripción masiva de socios está previsto generar acciones profesionalmente orquestadas en Redes Sociales (Twitter, Facebook y Tuenti, esta última para evitar la manipulación de los jóvenes que serán los consumidores de seguros del mañana) así como la producción de videos que promuevan cultura aseguradora y prevención ante la mala praxis para su distribución viral a través de Youtube. Del mismo modo se creará un fondo con el que poder emprender acciones legales futuras cuando contemos con centenares o miles de casos documentados”, adelantan los impulsores. De esta manera llevan a la práctica una de las conclusiones del Encuentro PES en el que se defendía el impulso de cultura aseguradora entre los consumidores.

 

COMPARTIR