El objetivo es que la ley pueda ver la luz antes de las elecciones generales del próximo 28 de abril y evitar una multa millonaria antes de que el Tribunal de Justicia de la UE dicte sentencia por el retraso en la transposición de la directiva europea.

En palabras de la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, el real decreto detallará aspectos técnicos como la formación, los registros, la comunicación de información entre notarios y entidades financieras y los tipos de formularios a rellenar. El avance de la norma ha sido "muy positivo", ya que "la ley ha sido mejor que el proyecto de ley" al ser "más protectora con los ciudadanos" e incluir un mayor número de meses de impago antes de los desahucios y menores intereses por demora.