Burgos explicó que la retirada de 8.700 millones de euros del Fondo de Reserva el pasado viernes para pagar las pensiones de julio “cumple estrictamente el Pacto de Toledo” y responde a una situación “coyuntural” de déficit del sistema. Además, aseveró que las pensiones están “totalmente aseguradas”.

Burgos ha declarado que, ante situaciones de déficit, no se debe recurrir a la subida de cotizaciones o a reducir y congelar las pensiones, por lo que el Gobierno ha recurrido al Fondo de Reserva “en la medida necesaria”.