Con esta transacción, apunta el comunicado, la Administración del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, fortalece su estrategia de administración de riesgos catastróficos, con un seguro que entregará recursos adicionales al FONDEN en caso de eventos catastróficos, fortaleciendo su capacidad de respuesta y atemperando el impacto de los desastres naturales sobre las finanzas públicas.

Asimismo, la operación da continuidad al seguro contratado durante 2013-2014, el cual se activó ante los desastres registrados por los huracanes Ingrid y Manuel. Este instrumento ha pagado al Gobierno Federal indemnizaciones por 1.040 millones de pesos (80,4 millones de dólares), y del mismo se esperan recuperaciones por alrededor de 1.260 millones (97,4 millones de dólares) adicionales.

La transacción cumple con los objetivos de fortalecer la capacidad oportuna de atención a las necesidades de la población afectada por estos desastres; potenciar los recursos disponibles para proteger la infraestructura pública en caso de eventos catastróficos; y, por último, proteger a las finanzas públicas mediante una transferencia de los impactos financieros extremos hacia los mercados internacionales especializados de seguros.

Esta cobertura tendrá una vigencia hasta el 5 de julio de 2015. En la renovación de este seguro, se contó con la participación de 30 empresas reaseguradoras internacionales. El seguro catastrófico renovado cubrirá todo desastre que supere daños por 350 millones de pesos (27 millones de dólares, hasta una suma asegurada total de 5.000 millones.