De esta forma, el plan de gastos médicos del paciente establece un “precio de referencia” para determinados actos médicos. En el caso de que el asegurado elija un hospital que sobrepase el límite establecido, tendría que abonar el exceso al centro médico.

Sin embargo, dicha suma no contabilizaría en el límite de gastos que un asegurado puede verse obligado a pagar de su bolsillo (6.350 dólares anuales en la cobertura individual y 12.700 dólares en el caso de un plan familiar).

Se trata de una cuestión importante porque hay que recordar que, con la nueva ley de seguros de gastos médicos, la mayoría de los planes tienen que abonar el coste completo de los actos médicos una vez que el asegurado ha alcanzado este límite anual.