Estos se han elaborado con previsiones “prudentes”, según explica el Ejecutivo, a partir de un cuadro macro en el que se estima que el PIB real crecerá un 2,5% en 2017, si bien el PIB nominal se elevará hasta el 4,1%, lo que redundará positivamente en la recuperación de las bases tributarias y el consecuente incremento en la recaudación.

En cuanto a la evolución de la tasa de paro, las previsiones apuntan a que descenderá del 19,6% en 2016 al 17,5% en 2017, lo que supondrá una rebaja en el gasto de prestaciones por desempleo. Asimismo, en 2017 el conjunto de las Administraciones Públicas debe cumplir con un objetivo de déficit del 3,1% del PIB.

Ingresos y gastos

El total de ingresos no financieros para 2017, después de la cesión a los Entes Territoriales alcanzará los 133.055 millones de euros. Los ingresos tributarios antes de la cesión a los Entes Territoriales se incrementan un 7,9% respecto a la recaudación del año anterior, hasta alcanzar los 200.963 millones de euros.

El gasto no financiero de los ministerios asciende a 54.674 millones de euros, lo que supone una reducción de 3.490 millones respecto al presupuesto de 2016, dado que se ajusta la ejecución llevada a cabo en 2016, respetando las partidas del gasto social.