“Este sistema de siniestrar las pólizas ha permitido en su vigencia recaudar más de 1,2 billones de pesos (633.580 dólares), recursos que hoy hacen parte del Presupuesto General de la Nación con destinación específica a la reposición de vehículos del transporte de carga”, indicó Jaime Herrera Murillo, presidente de Asecarga, en información que recoge ‘Portafolio’.

Por su parte, el asesor de Asecarga, Germán Yesid Isaza, confirma la postura de los gremios a favor de la decisión del Gobierno, pero consideran que debe ir acompañada de un plan de choque en el que se defina la vida útil de los vehículos destinados al transporte de carga. Entre las propuestas, se defiende la creación de un fondo privado -el Fondo de Promoción y Desarrollo del Transporte de Carga (Fondecar)- para que la entidad que maneje la chatarrización se alimente de un ahorro programado de 20.000 pesos (10,55 dólares) por vehículo cuando le expidan el manifiesto electrónico de carga. Estos recursos irán a una fiducia para poner en marcha un programa eficiente de renovación del parque automotor de carga.

La eliminación de la póliza llega cuando los transportistas planean sumarse al paro que tienen programado los cafeteros el 19 de agosto, argumentando que el Gobierno ha incumplido sus compromisos sellados en marzo, durante la protesta camionera, entre los que estaba el tema de la póliza.