Así lo señaló ayer en un encuentro con los medios tras la inauguración de una jornada de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), donde ha hecho hincapié en que lo razonable es que se mejoren las pensiones de muchas mujeres que al perder a su pareja se encuentran con que han perdido 'status quo' y calidad de vida, debido a que normalmente los hombres tienen un salario más elevado.

Granado ha puntualizado que siempre sería una medida a aplicar para las nuevas pensiones de viudedad y que habría que hacerlo "despacio". Respecto a las pensiones de viudedad actuales, el secretario de Estado ha afirmado que el Gobierno "lo único que va a hacer es mejorarlas”.

Por otro lado, Granado ha asegurado que el patrimonio neto de la Seguridad Social, según la intervención general, registró una pérdida de 13.000 millones en 2017 y rondará los 32.000 millones en 2018, con lo que la pérdida de patrimonio registrada en los últimos siete años rondará los 100.000 millones.

De cara a la próxima legislatura, Granado espera que la pensión social complementaria vaya teniendo más protagonismo, porque "la mejor solución es la previsión social complementaria y no la anticipación de la edad de jubilación". En esta línea, ha afirmado que el que se jubile anticipadamente va a tener que cotizar más.

Asimismo, a largo y medio plazo cree que se deben tomar medidas para mejorar las pensiones mejorando los ingresos. "Aspiramos no a que el sistema entre en desequilibrio, sino a tener un equilibrio de mayor calidad, cobrando más, sin duda, pero gastando mejor", concluyó.

UNESPA propone obligar por ley a abrir la puerta a la negociación colectiva de los planes complementarios

En el marco de esta jornada, UNESPA abogó por establecer una base legal que obligue a abrir la puerta a la negociación colectiva de los planes de pensiones complementarios. Así lo propuso su presidenta, Pilar González de Frutos, que negó que el sistema privado de pensiones afecte a la suficiencia y estabilidad del sistema público y comentó que los principales problemas que afectan a la parte pública son el impacto de la demografía, el nivel de productividad "muy bajo" en España y la "enorme volatilidad" del mercado de trabajo, informa Servimedia.

A su juicio, hay que "acomodar" la esperanza de vida, cada vez mayor, a la duración de la etapa laboral, con lo que la edad de jubilación "tiene que seguir una pauta equivalente" al crecimiento de la esperanza de vida. Además, urgió a afrontar transformaciones lo antes posible pero sin hacer recaer los efectos de la reforma fundamentalmente sobre "algunas generaciones" y advirtió de que cuando el volumen de mayores de 50 años sea equivalente al volumen con entre 18 y 50 años, ya no se podrá abordar una reforma "en serio" del sistema público.

Por su parte, el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, manifestó que "merece la pena incrementar" el desarrollo de la previsión social complementaria, puesto que actualmente, solo alcanza a 2,5 millones de empleados de un total de 19 millones de ocupados. Pero agregó que se debe compatibilizar con preservar y reforzar el sistema público de pensiones.

Desde Inverco, su presidente, Ángel Martínez-Aldama, consideró que al no haber acuerdo en el Pacto de Toledo "hemos perdido una bala más que teníamos en la recámara y cada vez nos van quedando menos balas para establecer un plan de acción donde definamos para el 2030 y el 2040 cuál es el sistema de pensiones que queremos".