Cada ocho años, el GAFI realiza una evaluación de cada país, aparte de emitir recomendaciones, realizar seguimientos y acordar sanciones, si llega el caso. La novedad del informe actual es que, además de analizar la implantación de las recomendaciones generales del GAFI, se evaluará, por primera vez, la eficacia de las mismas. España es el primer país que se somete -de forma voluntaria- a la nueva evaluación. El último informe sobre España se llevó a cabo en 2008. El cambio introducido consiste en que, al análisis cuantitativo de las actuaciones de vigilancia policial o inspectoras que ya venían realizando, los expertos del GAFI realizarán ahora un análisis cualitativo de los procedimientos implantados, el intercambio de información y la coordinación entre Administraciones. El informe será aprobado en el plenario que celebrará este organismo del 19 al 24 de octubre.

Desde el pasado 22 de abril y hasta el 7 de mayo, los expertos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) se reúnen con el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre; con responsables del Sepblac (Servicio de prevención de blanqueo de capitales, organismo homólogo al GAFI a nivel nacional); de la Dirección General de Tesoro y de la Dirección General de Seguros (DGSFP); de la Agencia Tributaria en el área de inspección y de Aduanas; con representantes del Banco de España; de la CNMV; la Dirección General del Juego, el Centro Nacional de Inteligencia, la Policía, la Guardia Civil, el Ministerio del Interior; la Fiscalía Anticorrupción; y el Ministerio de Justicia. Junto con el análisis de cómo trabaja la Administración Central, los enviados del GAFI analizarán la situación a nivel provincial. Para ello, durante la primera semana de mayo se desplazarán a Málaga, según se hacen eco distintos medios.