No obstante, los datos comparativos de estos productos no se conocerán hasta finales de enero, de acuerdo a una información de Expansión. La ganancia del plan en 2017 es más de tres puntos porcentuales superior al 1,75% que obtuvo en 2016.

El fondo de empleo de Telefónica tiene un patrimonio de 2.947 millones, repartidos entre 41.000 partícipes y beneficiarios. Su estrategia de inversión tiene un sesgo moderadamente conservador. La renta fija mantiene un peso del 51% en la cartera del plan en el que la deuda pública española es el principal activo con cerca de un 15% del pastel.

La renta variable supone el 34% del plan de Telefónica que localiza en Europa sus mayores inversiones, mientras que la Bolsa americana tiene un peso del 7,2%, y un 2,1% la japonesa. La presencia de la renta variable emergente es del 1,6%.

En cuanto a los activos alternativos, el plan invierte el 10% del patrimonio, lo que supone cerca de 300 millones: “Hemos tenido retornos muy consistentes en esta cartera y estamos ahora recogiendo los frutos de nuestra entrada en este tipo de inversiones, algo que hicimos hace bastantes años. No somos nuevos”, subraya Casla.

COMPARTIR