En este sentido, el FMI llama la atención sobre la necesidad de reforzar la financiación del supervisor de Seguros para garantizar así su eficiencia. Dado que “el presupuesto del Estado se mantendrá estancado, si es que no disminuye, en el futuro próximo”, según indica el FMI, uno de sus planteamientos para recortar gastos y aliviar la carga de trabajo es la propuesta a la DGSFP para que externalice el departamento de atención de reclamaciones.

LA SUPERVISIÓN INDEPENDIENTE EN SEGUROS TENDRÁ QUE ESPERAR

'Cinco Días' destaca también que, en su informe, el FMI ha incluido la necesidad de corregir “la ausencia de independencia presupuestaria y financiera del regulador de seguros”. El Ejecutivo lo asume y de hecho el borrador de la Ley de Supervisión de Seguros Privados (LSSP) reconoce a la DGSFP una “autonomía funcional en el ejercicio de sus funciones supervisoras”. Sin embargo, a corto plazo, no existen planes para desvincular el órgano de control del Ministerio de Economía, y la propia Administración lo ratifica. “La ley recoge la independencia funcional del supervisor. No tenemos sobre la mesa ningún cambio adicional en relación a la DGSFP”, explican fuentes de Economía.