Pero el proceso para la implantación de un programa de ciberseguros global no termina con la materialización de una póliza de seguro ya que se trata de un proceso "vivo" que requiere de una adaptación constante del programa asegurador. Esto se debe principalmente a los cambios intrínsecos al riesgo, el desarrollo legislativo que establece nuevas responsabilidades que asegurar y la evolución del mismo sector asegurador con respecto a la suscripción de los riesgos tecnológicos.

Así se dio a conocer en la intervención de AON junto a Iberdrola en el marco del XVIII Congreso global de ciberseguridad, seguridad de la información y privacidad SECURMÁTICA 2017, foro en el que muchas organizaciones han podido explicar sus éxitos en la implementación de ambiciosos planes de ciberseguridad.

Por parte de Iberdrola participaron la CISO del grupo, Rosa Kariger y la responsable del área de Casualty de la Dirección de Gerencia de Riesgos y Seguros, María Ortiz de Guinea; y por parte de AON, Carmen Segovia, responsable nacional de Ciberriesgos de Aon Risk Solutions, quienes han expuesto el caso práctico 'Grupo Iberdrola: modelo de gobierno de la ciberseguridad e implantación de un programa de ciberseguros global'.

Durante la exposición del caso se ha enfatizado en el valor que aporta el seguro de Ciberriesgos como herramienta de mitigación de la pérdida económica sufrida tras una brecha de seguridad, así como la importancia de la concienciación y preparación de la Alta Dirección como vectores clave para conseguir una empresa sólida frente a las amenazas y ataques cibernéticos.