Según las estadísticas de ICEA, el exceso de margen de solvencia en Vida fue del 137,4%, por el 308,4% de No Vida. 

Este margen es el patrimonio propio no comprometido del que disponen las aseguradoras para hacer frente a las posibles consecuencias económicas no previstas de sus actividades.