Asimismo, según recoge el informe, la entrada de ingresos procedentes de los mercados de capitales ha añadido un exceso de oferta, aunque gran parte de la competencia también ha sido impulsada por los mercados tradicionales de reaseguro. El informe de WILLIS también pone de manifiesto que continuando con las tendencias observadas en las renovaciones del reaseguro durante enero y abril, los compradores están recogiendo los ahorros que ofrece el mercado y por lo general no tratan de reciclar la prima ahorrada y pasar de nuevo a una mayor compra de reaseguro.

John Cavanagh, director general de WILLIS RE, afirma que "los tentáculos del mercado blando se están extendiendo por todas partes, sin que muestren señales inmediatas de alivio. Hemos visto una demanda débil durante todo 2014 y es poco probable que esta dinámica que vive el mercado por ahora cambie. La posición de mercado actual es cada vez más difícil para las reaseguradoras”.

“Si no hay grandes pérdidas técnicas o de inversión en los próximos meses, vamos a ver otro año de ganancias razonables. Esto supone más presión sobre los niveles de calificación para 2015", añadió el ejecutivo. Así como las principales agencias de calificación han trasladado su punto de vista sobre el sector mundial de reaseguros mostrando una visión negativa en los últimos meses, también se han centrado en el papel de los títulos vinculados a seguros (ILS) en los mercados, impulsado por el descenso de los precios en el mercado de EE.UU. y por el alto margen de catástrofe, que ha producido la parte más importante en los retornos generales de los reaseguradores en los últimos años. Además las agencias también han destacado la aparición de la capacidad de ILS en otras líneas no catastróficas de los negocios como un área de preocupación.

BUEN AUGURIO PARA LA SOSTENIBILIDAD DEL ILS

Sobre la capacidad de ILS, el informe destaca el continuo crecimiento del mercado de bonos catástrofe. Destaca una nueva emisión de bonos que ha llegado a 5.700 millones de dólares hasta la fecha en 2014, con la cantidad total pendiente de alcanzar un máximo histórico de 21.000 millones. A pesar de este crecimiento, afirma el informe, hay algunas señales de que los inversores sofisticados están empezando a flexionar sobre un descenso en sus inversiones. El informe llega a la conclusión de que esta tendencia de inversión se considera un buen augurio para la sostenibilidad a largo plazo del capital ILS y debería ayudar a abordar algunas de las preocupaciones persistentes en el mercado sobre el compromiso a largo plazo de los inversores.