Según el informe, el excedente del ejercicio se destina a la dotación de la reserva de estabilización en la Actividad General por importe de 415,4 millones y al Fondo para la Liquidación de las Entidades Aseguradoras, por los citados 91,6 millones. Por su parte, el resultado negativo de la actividad agraria se compensó mediante la aplicación de la Reserva de Estabilización acumulada en esta actividad. Tras estas dotaciones y aplicaciones, las reservas de estabilización disponibles para la cobertura de los riesgos asegurados alcanzan, al cierre de 2012, un importe de 5.755,4 millones en la actividad General y 744,1 millones, en la agraria. Por su parte, el Fondo para la Liquidación de las Entidades se sitúa en 1.715 millones.

Las primas y recargos imputados presentaron ligeros repuntes en la actividad general por riesgos extraordinarios de un 2,2%, hasta 687,6 millones, frente a leves descensos en la actividad agraria del 2,6% por el ajuste de los recargos y primas del reaseguro del Seguro Agrario Combinado. Por su parte, en la actividad liquidadora, los ingresos descendieron un 2,9% debido al descenso general de la contratación en No Vida.

INUNDACIONES DE SEPTIEMBRE

Dentro de la actividad general del CCS, la siniestralidad del ejercicio 2012 en el ámbito del seguro de riesgos extraordinarios ha venido determinada por las diversas inundaciones producidas a lo largo del año, de las que las más relevantes fueron las del Sureste Peninsular, en los últimos días de septiembre, con un coste estimado de 221,7 millones de euros. La siniestralidad de la Actividad General en riesgos extraordinarios se situó en el 40,9% de las primas (90,5% en 2011).

Desde el propio Consorcio se recuerda que los ejercicios 2009 y 2010 estuvieron marcados por los daños por viento -tormentas Klaus, Floora y Xynthia- que originaron siniestros con un coste de 598 millones de euros en total y más de 360.000 expedientes tramitados; y 2011 fue el año del terremoto de Lorca, cuya reparación de los daños asegurados alcanza, a junio de 2013, los 469 millones de euros. “Se cierra, por tanto, un periodo de cuatro años (2009–2012) marcado por la severidad en los daños causados (más de 584.000 expedientes de siniestro tramitados y un coste total de 2.226 millones de euros) y la diversidad de hechos que los han generado”, se apunta desde la entidad.

También dentro de la actividad general, continúa el descenso en el número de vehículos asegurados directamente en el CCS. En el periodo 2011–2012, el número de vehículos particulares asegurados descendió un 46,3%, mientras que los oficiales lo hacían en un 7,1%. El ratio de siniestralidad se situó en el 56,5% en el caso de los vehículos de particulares, mientras que la de vehículos de organismos oficiales alcanzó el 129,1%.
El número total de expedientes de la actividad general ascendió el pasado año a 98.510 (127.543 un año antes), de los alrededor de los que 54.500 correspondieron a riesgos extraordinarios, 43.968 a Autos y 42, a otras coberturas.

SEGUROS AGRARIOS, MARCADOS POR LA SINIESTRALIDAD

Por lo que respecto a la actividad en el ámbito de los seguros Agrarios, ha estado caracterizada por la peor siniestralidad toda la serie histórica del sistema de los seguros Agrarios, que ha supuesto para el Consorcio un impacto negativo de 213 millones de euros en su función de reasegurador del sistema.

La ratio de siniestralidad en su conjunto fue del 228,4% de las primas. La siniestralidad del coaseguro de los Seguros Agrarios Combinados -en el que el CCS participa en un 10%- fue del 116,7% de las primas, mientras que la del reaseguro alcanzó el 419,2% de los recargos.

La cobertura del Consorcio en la actividad de reaseguro de Crédito adquirió “un carácter residual”, al ceñirse a la mera terminación de los contratos ya extinguidos de las entidades aseguradoras que durante el 2009 y 2010 se adhirieron al convenio de reaseguro de crédito suscrito entre el Consorcio y UNESPA.

TRES ASEGURADORAS, EN LIQUIDACIÓN

Durante 2012, el CCS asumió las liquidaciones de tres aseguradoras (MUTUALIDAD DE PREVISIÓN SOCIAL A CUOTA FIJA PCAE–VIGO, MUTUA GENERAL DEPORTIVA- MGD y SEGUROS MUTUOS CONTRA INCENDIOS DE CASAS DEL VALLE DEL MENA) y se celebraron juntas de acreedores en tres entidades; habiéndose efectuado compras de créditos por valor de más de 18,4 millones de euros.