En su intervención, explicó la estructura de su departamento y cómo está integrado en la Administración tributaria española, así como sus funciones, esencialmente centradas en el control del comercio.

El departamento que dirige persigue las actividades ilícitas, con especial énfasis en la lucha contra el crimen organizado y los delitos fiscales. Unas funciones que a veces “provocan molestias a las empresas legítimas del sector, pero que son necesarias” y, como aclaró Jurado, “no lo hacemos porque nos guste, sino por defender el presupuesto común”.

La mitad del comercio europeo viene por mar y por ello tiene todo el sentido formar parte del sector (“Somos parte del sector marítimo”, afirmó Jurado al inicio de su intervención). En este sentido, destacó el papel de las aduanas en el mundo y en España, ya que el peso recaudatorio de esta actividad va en función de la madurez de la administración tributaria del país. “A mayor desarrollo menor peso tiene, como es nuestro caso, donde el foco está puesto en la persecución de las actividades ilícitas”, concluyó.

 

COMPARTIR