Recuerda la agencia que los mercados emergentes de seguros en Europa se están incrementado rápidamente, a un ritmo de hasta el 20% o más al año, en comparación, por ejemplo, al 2% que cayeron las primas en los mercados europeos más desarrollados.  “El aumento del sector en estos países viene impulsado por el aumento del PIB per cápita”, comenta Clara Hughes, analista del equipo de Seguros de Fitch.

“A medida que las poblaciones se vuelven más ricos, tienen posesiones más valiosas para asegurar y mayor riqueza para invertir en productos de ahorro. Las iniciativas gubernamentales, como la introducción de un seguro obligatorio o incentivos fiscales para fomentar el ahorro, también pueden impulsar el crecimiento en los mercados de seguros”, añade.

Señala, por otro lado, que las principales restricciones para las aseguradoras en estos nuevos mercados suelen estar relacionarse con el entorno operativo. “Los factores negativos para las calificaciones incluyen una débil política gobierno corporativo, la gestión y regulación del riesgo y la limitada flexibilidad financiera, a menudo asociado con la propiedad privada de la entidad. Sin embargo, el buen gobierno, la gestión de riesgos  las normas reglamentarias y contables están desarrollándose en algunos mercados emergentes. Estas mejoras son cruciales para una mayores calificaciones”, concluye la agencia en su informe.