Según el banco, el coste, especialmente por los destrozos e inundaciones que se han producido en las áreas de Houston y Galveston, alcanzaría un mínimo de 10.000 millones (8.303 millones de euros) y podría llegar incluso a los 20.000 millones, superando las primeras estimaciones.

En todo caso, el alcance real de los daños aún está por determinar, ya que todavía se prevé que las inundaciones continúen a lo largo de la semana.

La mayoría de los hogares afectados no tiene pólizas para inundaciones, por lo que se estima que el impacto final sobre el sector privado no sea tan negativo, mientras que la asistencia llegará del fondo federal para catástrofes.

Texas es uno de los estados más importantes del país en cuanto a su actividad energética, al suponer cerca del 30% de la capacidad de refino del país. El paso del huracán ha provocado el cierre temporal de muchas plataformas; se calcula que el 22% de la capacidad de producción de esta región está suspendida.

Noticias relacionadas

El huracán ‘Harvey’ no afectará a las calificaciones del sector asegurador