Un grupo de aseguradores, ejecutivos de aseguradoras y corredores, se reunieron al pasado 19 de febrero, en Barcelona, para reflexionar y dar respuestas a estas preguntas sobre el futuro del corredor en el horizonte 2020. En el encuentro participaron José Álvarez Quintero, María Ameijeiras, Gorka Ansuategui, Carlos Biurrun, Iñaki Calvo, Anna De Quirós, Florent Hillaire, Enrique Magdalena, Juan A. Marín, Oriol Mayol, Isidre Mensa, Pablo Mongelos, Antonio Muñoz, Martín Navaz, Jordi Pagès, Vicente Pino, Francesc Santasusana y Josué Sanz.

“Todos los asistentes acudieron al encuentro a título personal, sin representación alguna, y con el ánimo de contribuir, con su experiencia y aportaciones, a modelar una nueva forma de concebir la distribución de seguros, el papel de las compañías y de los corredores en la distribución de seguros en un entorno de profundos cambios en España, en la Unión Europea y en el mundo”, apunta el documento de resumen de conclusiones.

ALGUNAS DE LAS PRINCIPALES CONCLUSIONES

Cambio: “Sería muy conveniente salir fuera de nuestro tradicional entorno y buscar soluciones o buenas prácticas en otros sectores que han sabido superarse y reinventarse, aplicando lo que podemos denominar la topología de los negocios”. En el caso del corredor, la velocidad de cambio y su adaptación al mismo “es más lenta que la de otros actores concurrentes”.

Relación compañía – corredor: “La distribución de seguros de calidad y sostenible a través de corredores debe sustentarse en un diálogo permanente, transparente, riguroso y constructivo de estos con las compañías. Superar las diferencias exige utilizar ambos interlocutores informaciones suficientes, lo cual no siempre sucede”. Aunque legalmente los corredores son independientes, la realidad ofrece “un panorama de una gran dependencia de las compañías en muchos ámbitos de su actividad”. Quizás, se matiza, “su insuficiente dimensión condiciona de forma real su poca capacidad de maniobra”.

Modelo de negocio: en España, “no hay un solo modelo sino múltiples”, por lo que “la profundización en el análisis de los diferentes modelos existentes” podría ser un buen punto de partida para encontrar soluciones a cada caso, aunque los diversos modelos actuales “probablemente cambiarán en el horizonte 2020”.
“El corredor del futuro tendrá que resolver su estructura organizativa interna en convergencia con las compañías: una unificación de procesos se impone, pero siempre analizados desde las dos partes. Acelerar la unificación es una prioridad”.
“El reto principal para el corredor en los próximos años va a estar en la forma que atenderá al cliente, cada vez más exigente y menos fiel. La oferta de seguro de particulares está demasiado centrada en el precio y con absoluto olvido del alcance de las coberturas. El cliente se fija en el precio y sobreentiende que hay un servicio de calidad detrás, lo cual no siempre es así”.
“Algo se está haciendo mal por parte de los corredores cuando el consumidor no tiene claro ni distingue las diferencias entre los diferentes ofertantes de seguros”.

Tecnología y Redes: “Internet más que una amenaza es una excelente oportunidad para el negocio de distribución que nos permite promover el multiacceso al cliente”, aunque las corredurías “no están aprovechando las oportunidades que ofrece Internet para la diversificación de la oferta y, lo que es más importante, para la mejora de la calidad de servicio y aumento de la productividad en todas las áreas de gestión”.

Talento y valores: “Los valores del corredor están en la independencia y la proximidad al cliente sin renunciar a su imagen de marca; encontrar un equilibrio convergente en las negociaciones entre compañías y corredores para reconocer estos valores puede ser el gran reto en la construcción de un nuevo modelo de relaciones estables. En una palabra, ser aliados y no subordinados”.
“La búsqueda, la potenciación y el mantenimiento del talento en las organizaciones de correduría es su auténtico reto para el futuro, para su desarrollo y para su consolidación. Una planificación de programas de formación alineados con la estrategia empresarial es absolutamente necesaria”.
“Una cultura de valores firmes y cumplimiento de los compromisos adquiridos es fundamental para el reforzamiento de los corredores”.
“Las personas, finalmente, hacen el cambio”.

Un documento amplio con todas las conclusiones se puede solicitar, especificando como referencia ‘Barcelona Broker 2020’, a la dirección: info@biurrunconsulting.es