“Por la muy escasa incidencia de las tempestades no procede aplicar el Convenio de colaboración de 14 de noviembre de 2011 sobre gestión de siniestros y de reembolsos derivados de los mismos firmado por UNESPA, en representación de las entidades aseguradoras, y el CCS”, se apunta.