La institución considera que no va a ser suficiente situar la edad de jubilación en los 67 años, límite que ya está aprobado para 2027, y que hay que ir dos años más allá. Solo así podrá garantizarse la viabilidad del sistema.

El principal problema al que se enfrentan las pensiones en España es el “problema demográfico”, explica Roberto Pereira, presidente del equipo que ha elaborado estas recomendaciones, a Lainformacion.com. Hay tres aspectos que hay que tener en cuenta: el incremento de la esperanza de vida, los bajos índices de natalidad y el colapso que va a provocar en unos años la generación del baby-boom.

El Consejo General de Economistas propone también otras medidas para garantizar la viabilidad de las pensiones: rebaja de las cotizaciones sociales con cargo al IVA, implementación de la llamada mochila austriaca, financiar las pensiones no contributivas con vías externas, flexibilidad para que los jubilados puedan compatibilizar la pensión con una actividad laboral e incentivar la contratación de planes de pensiones como complemento.

COMPARTIR