El Consejo General señala que “no todos los comparadores pueden calificarse como mediadores de seguros” y para otorgar dicha calificación propone tener en cuenta “la actividad que desarrollan y no el medio por el que la presenten”. Su posición difiere, por tanto, de la propuesta de regulación que baraja en estos momentos el Gobierno y que los englobaría a todos bajo una misma denominación.

El Consejo General pide que la futura regulación incluya aspectos como la transparencia de los accionistas o propietarios, las fórmulas o sistemas para realizar la comparación, la formación y la responsabilidad.