El objetivo del texto, que fue aprobado el pasado 19 de enero en el Parlamento de Navarra con el voto a favor de todos los grupos y la abstención del PP, es evitar la discriminación que sufren los portadores del virus a la hora de contratar seguros de vida, salud o asistencia sanitaria. Además, incluye disposición por la que el Gobierno deberá presentar, en el plazo de un año, "un proyecto de ley en el que determinará la aplicación de los principios de esta ley a otras enfermedades respecto a las que puedan considerarse que se aplican los mismos efectos excluyentes en las relaciones jurídicas".

A falta de la votación de la proposición, el PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV, EH-Bildu y UPN se han mostrado a favor de modificar la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias para declarar nulas o no vinculantes las cláusulas, estipulaciones, condiciones o pactos que excluyan a una de las partes por este motivo. La iniciativa también ha recibido el respaldo de UPN, EH-Bildu, PNV y ERC, cuyo portavoz Xavier Eritja ha considerado que es "desolador" ver que una sociedad avanzada continúa discriminando y estigmatizando a personas con sida.