Este documento -titulado ‘Cómo actuar ante las malas prácticas de la Bancaseguros’- es “un primer paso para crear un foro permanente”, afirmó Moreno, y de esta manera “tener un pulso continuo de lo que ocurre”. La realidad, señaló, es que muchos de los mediadores se enfrentan con asiduidad a clientes que “se sienten presionados por las entidades bancarias para contratar con ellos los seguros cuando realizan una operación financiera”.

“Nunca hemos temido a la competencia. De hecho, entendemos que es sana y repercute en el beneficio del cliente. Pero esta debe ser en condiciones de igualdad y bajo el cumplimiento exquisito de la ley”, matizó el presidente colegial, animando al ciudadano para que “pelee por sus derechos” y a los colegiados, para “animarles a que luchen por defender su posición y que sean capaces de instruir a sus asegurados cuando se encuentren con algún caso de mala praxis”.

Este protocolo identifica problemas a los que puede enfrentarse un cliente ante una entidad financiera y la mejor manera para solventarlos. Para ello, se apoya en una normativa determinada, diversa jurisprudencia al respecto y algunas de las resoluciones favorables que se han conseguido en este campo. “Este es un instrumento de ayuda a todos los mediadores para que echen mano de él en caso de necesidad”, precisó Goldaracena.

“Las entidades bancarias y crediticias tienen la posibilidad de ofrecer seguros, pero siempre respetando la normativa vigente. Lo que no pueden hacer es imponer seguros ni conculcar derechos”, remarcó el abogado, recordando a los consumidores que “las reclamaciones y las demandas suelen fructificar”.

Una treintena de profesionales, entre corredores y agentes, participaron en el desayuno informativo en el que se presentó la iniciativa. Los más de cien colegiados tienen a su disposición este protocolo.

Noticias relacionadas

Un mayor control de la bancaseguros, prioridad del Consejo Autonómico Aragonés