El banquete, que tuvo lugar en el restaurante Aura de Zaragoza, congregó a gran parte de las personalidades e instituciones más relevantes del sector del seguro aragonés. El presidente del Colegio y presidente del Consejo Aragonés de la Mediación de Seguros, José Luis Mañero, dio la bienvenida a los asistentes y aprovechó la ocasión para agradecer a las entidades colaboradoras su respaldo y animar a los mediadores a unirse al Colegio: “El pasado 2016 aumentamos un 5% la colegiación, y fuimos uno de los pocos Colegios que lo logramos, y este año queremos continuar creciendo para llegar aún más lejos”.

Durante la velada se homenajeó a las aseguradoras que más han colaborado con el Colegio. Así, se entregó el Premio Ebro, concedido por la Junta el Colegio, a Cristalbox. Mari Luz Pérez Catalán, directora comercial de la compañía, aseguró en su discurso de agradecimiento que “es una gran satisfacción y nos ilusiona especialmente porque estamos alineados con los mediadores en satisfacer las necesidades de sus clientes con la máxima calidad de servicio”.

Por su parte, el premio Agustina de Aragón recayó este 2017 en REALE, y lo recogió el director territorial de la aseguradora en Aragón, Fernando González Bruna. Se trata de un galardón anual que se entrega por votación popular de todos los mediadores de Colegio a la entidad aseguradora que consideran que más ha hecho por mediadores y clientes.

Por último, para reconocer el cumplimiento de la responsabilidad social, se entregó un premio solidario a la Fundación DKV Integralia por su labor de ayuda a la inserción laboral de personas con discapacidad. José Luis Montañés, director territorial Norte/Aragón/Levante, dio las gracias al Colegio por el galardón. “Nos llena de orgullo que un Colegio tan importante como el de Zaragoza valore nuestro trabajo”, le acompañó recogiendo el premio Noemí Arrieta, responsable de la Fundación DKV Integralia en Zaragoza.

Se entregó a Pedro Parra el Premio Reale al mejor alumno del Curso Superior Grupo A 2015-2016, quien lo compartió con el resto de graduados de la promoción. También se reconoció la trayectoria de los colegiados con más de 25 años de carrera profesional, mediante la entrega de diplomas y se otorgó la insignia de Oro al mediador Manuel Cortés Bel, que la recogió arropado por el cariño de sus compañeros de profesión.