También se refiere al cambio de peso en la distribución de tal forma que mientras hace dos décadas el número de beneficiarios superaba a los titulares (872.944 frente a 740.638), en la actualidad la situación es a la inversa (956.401 titulares, frente a 541.697 beneficiarios). “Esta es otra circunstancia derivada del envejecimiento del colectivo. De hecho, el número de mutualistas jubilados asciende a 236.372, es decir, casi una tercera parte de los titulares, que por tanto no suele tener tiene hijos a su cargo”, comenta el sindicato.

Viabilidad a medio plazo del sistema

En su análisis, CSIF también realiza un análisis del remanente de tesorería que se situó en 5,41 millones de euros, recordando que en 2014 se encontraba en 29,72 millones de euros, “por lo que se ha producido un descenso de más de 24,31 millones respecto al ejercicio anterior y de más de 1.000 millones de euros si lo comparamos con 2009, cuando empezó a decrecer este fondo de reserva”. Ante esta situación, reclama a las diferentes fuerzas políticas “un acuerdo que garantice la viabilidad del sistema a medio plazo”.

“CSIF valora el funcionamiento del concierto económico firmado con las aseguradoras para los años 2016 y 2017 y que por tanto garantiza la viabilidad del modelo para estos dos años, tanto a nivel económico como en prestaciones sanitarias, tras los recortes producidos en años anteriores y que fueron denunciados por este sindicato”, concluye.

Noticias relacionadas

El CSIF critica el recorte de más de 13,7 millones en las prestaciones de MUFACE a funcionarios

Más del 80% de los funcionarios sigue eligiendo aseguradora para su atención sanitaria