El presidente del grupo, Antonio Huertas, analiza en una entrevista para la revista corporativa los objetivos de esta reestructuración del Grupo y da las claves del desarrollo de MAPFRE en los próximos años. “El cambio es transformacional de verdad, busca una nueva organización que esté mucho más orientada a la atención real de todos nuestros negocios en el mundo y a tratar de equilibrar y compensar aún más nuestra diversificación geográfica y de productos”, explica.

Comenta que el cambio “fundamental” que debe producirse para ser una empresa global es que “tenemos que homogeneizarnos más, sin perder la perspectiva y la capacidad de acción local”. “Nuestras operaciones en cada uno de los países continuarán siendo muy flexibles, muy ágiles, muy apegadas al terreno, pero van a tener un mayor apoyo por parte de las estructuras corporativas y locales de MAPFRE, no solo en aspectos de apoyo a la gestión, sino también en el propio desarrollo del negocio”, detalla.

En su opinión, “debemos conseguir que el cliente entienda que su relación con la compañía es mucho más que la adquisición de un producto; que podemos cubrir perfectamente todas las necesidades que tiene y que va a ir desarrollando a lo largo de toda su vida. Para eso debemos dar valor a esa relación, incrementando el contacto con el cliente en todo el proceso, de forma que aprecie mejor todo lo que supone la vinculación a largo plazo con una compañía aseguradora”.

“El cliente es lo más importante que tenemos, trabajamos por y para él. Debemos lograr que se sienta apreciado y cuidado en toda la cadena de relación con la compañía”, remarca en esta entrevista para el último número del pasado año de El mundo de MAPFRE.

“TENEMOS CAPACIDAD TODAVÍA DE INNOVAR”

Respecto a los planes de futuro, se muestra optimista: “Estamos dejando atrás la fase más crítica de la crisis y ahora se trata de continuar adelante, desarrollando nuevas iniciativas”. Remarca que MAPFRE, en estos años de crisis, “lejos de arrinconarse, ha mostrado su mejor cara, tratando de crear nuevas áreas de negocio, de ofrecer buenas oportunidades profesionales… Y eso va a continuar así”.

Manifiesta, en esta línea, que no todo está inventado en seguros: “Tenemos capacidad todavía de innovar, crear nuevos productos a partir de las nuevas necesidades que esta crisis nos ha puesto en evidencia”.