El CCS ha desplazado, “de forma inmediata”, a un equipo de peritos a las zonas afectadas para realizar una primera evaluación aproximada del tipo de daños, del número de siniestros a tramitar y del importe económico estimado. Adelanta que las primeras informaciones arrojan un total de aproximadamente 1.500 siniestros a cargo del CCS, de los que 850 están relacionados con viviendas y comunidades de propietarios; 275 con comercios; 75 con industrias; y 300 con automóviles. “El coste estimado, aún muy orientativo, es de 20 millones de euros”, avanza en su comunicado.

La comunicación de los daños podrá realizarla el asegurado afectado directamente, o por medio de su entidad de seguros o del mediador, a través de del Centro de Atención Telefónica del CCS (902 222 665), o a través de internet, si se dispone de DNI o certificado electrónicos, en la página web de la entidad. “El CCS ha formado un equipo inicial de 25 peritos para abordar las tareas de valoración de los daños, equipo que se ampliará en el caso de que el número de siniestros fuese superior a las primeras estimaciones”, se anuncia.

ANACOSE AYUDA A LOS AFECTADOS POR LAS INUNDACIONES

Por otro lado, la Asociación Navarra de Corredurías de Seguros (ANACOSE) anuncia que está tramitando las reclamaciones de todos sus asegurados ante el Consorcio de Compensación de Seguros. “Se ha puesto en marcha toda la maquinaria de las corredurías pertenecientes a la asociación, para que los siniestros se puedan solucionar lo mejor y más urgentemente posible”, afirma.