Los mencionados hechos ocurrieron entre el 12 de febrero y el 31 de marzo en diversas zonas de la Península Ibérica y de los archipiélagos balear y canario. Han sido ocho eventos en modalidad de viento extraordinario y tres tornados, “ninguno de ellos de relevancia especialmente significativa”, matiza la entidad.

A través de su página web, da publicidad a la relación de términos municipales  que  resultaron  afectados. Por  la  “escasa incidencia” de  estos  episodios  no  procede  aplicar  el  convenio  de  colaboración sobre gestión de siniestros y de reembolsos suscritos con UNESPA.