El CCS matiza, en todo caso, que dada la “escasa incidencia” de la tempestad no procede aplicar el convenio de colaboración de 14 de noviembre de 2011 sobre gestión de siniestros y de reembolsos derivados de los mismos firmado con UNESPA, en representación de las entidades aseguradoras. 

Por tanto, los asegurados deberán comunicar los daños provocados por este evento a su entidad aseguradora para que sean atendidos por esta, en lugar de hacerlo al CCS, quien posteriormente reembolsará a las compañías las indemnizaciones que hubiesen abonado a sus asegurados. 

Relación de municipios afectados [pdf]