BDSAL FIDES.- ¿Cómo nace el CCRIF SPC (Caribbean Catastrophe Risk Insurance Facility)?

Isaac Anthony.- La idea de crear el CCRIF surgió a raíz de los daños ocasionados por el huracán Iván en 2004. Tras el paso de este huracán, los responsables de los gobiernos de la Comunidad Caribeña (CARICOM) se reunieron de urgencia para analizar los aspectos críticos relacionados con la necesidad de proveer a sus miembros de un seguro de riesgos catastróficos. Como resultado, el CARICOM decidió actuar y contactó con el Banco Mundial para que le ayudara a diseñar y poner en marcha un programa de transferencia de riesgos para los gobiernos miembros. Esto marcó el inicio de lo que se convertiría en el Mecanismo de Seguros contra Riesgos Catastróficos del Caribe (CCRIF en sus siglas en inglés), que se creó en 2007 para dar cobertura contra los huracanes y terremotos a los gobiernos caribeños.

El mecanismo se reestructuró en 2014 convirtiéndose en una compañía con una cartera independiente para facilitar la oferta de nuevos productos y la expansión a otras zonas geográficas y pasó a ser CCRIF SPC.

BDSAL FIDES.- ¿Qué objetivos tiene en la actualidad? ¿Cuántos países forman parte de esta organización y cuantos acuerdos y memorándum tienen?

Isaac Anthony.- El CCRIF ofrece seguros paramétricos contra terremotos, huracanes y lluvias torrenciales a los países del Caribe y América Central. El marco estratégico del CCRIF se desarrolla en las siguientes premisas. Una visión de una región caribeña y más allá con una gestión del riesgo catastrófico optimizada y unas prácticas de adaptación al cambio climático que respalden el desarrollo sostenible a largo plazo.

La misión es ayudar a los gobiernos miembros y sus comunidades a comprender y reducir el impacto socioeconómico y medioambiental de las catástrofes naturales siendo un ejemplo global de provisión de liquidez inmediata a través de un abanico de productos aseguradores asequibles, desarrollando herramientas y servicios innovadores y dinámicos, alcanzando acuerdos efectivos y operando de forma sostenible financieramente y respondiendo a las necesidades de sus miembros.

Entre los objetivos estratégicos destacan los productos, servicios y herramientas que respondan a las necesidades de sus miembros; aumentar la capacidad de gestión del riesgo de catástrofe y adaptación al cambio climático; mantener una integridad financiera y corporativa; profundizar el en entendimiento y conocimiento del riesgo catastrófico y de las soluciones que el CCRIF ofrece; ampliar su número de miembros y profundizar sus alianzas estratégicas.

Cada país miembro firma un Acuerdo de participación para ser miembro del CCRIF. En la actualidad, el CCRIF tiene 16 miembros del Caribe (Anguilla, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Bermudas, Islas Caimán, Dominica, Granada, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago e Islas Turcas y Caicos) y un miembro centroamericano (Nicaragua).

CCRIF mantiene una estrecha relación de trabajo con la Secretaría del CARICOM y el Banco de Desarrollo del Caribe (CDB), y tiene acuerdos formales  con organizaciones regionales para trabajar en pos de la mejora de la gestión de los riesgos catastróficos en la región. Actualmente, CCRIF tiene convenios de entendimiento con las siguientes organizaciones: Centro para el Cambio Climático de la Comunidad del Caribe (CCCCC); Agencia para la Gestión de Emergencias por Catástrofes en el Caribe (CDEMA); Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología (CIMH); Organización de Estados Caribeños del Este (OECS); Universidad de las Indias Occidentales (UWI); Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (UNECLAC)

Claves del funcionamiento: fondos en 14 días

Los productos de seguros paramétricos del CCRIF son contratos de seguro que realizan pagos en función de la intensidad de un evento (por ejemplo, la velocidad del viento en un huracán, la intensidad de un terremoto, la cantidad de lluvia) y el total de las pérdidas ocasionadas por estos eventos calculadas según un modelo predefinido

BDSAL FIDES.- ¿Cuál es el funcionamiento del mecanismo de transferencia de riesgo del CCRIF? ¿Cómo se desarrolla la ayuda a los países y los recursos que se destinan en cada catástrofe?

Isaac Anthony.- Los productos de seguros paramétricos del CCRIF son contratos de seguro que realizan pagos en función de la intensidad de un evento (por ejemplo, la velocidad del viento en un huracán, la intensidad de un terremoto, la cantidad de lluvia) y el monto de las pérdidas ocasionadas por estos eventos calculadas según un modelo predefinido. Por eso, los pagos se pueden hacer muy rápido después del evento catastrófico. En esto funciona de manera diferente a una aseguradora tradicional, que necesita realizar una valoración sobre el terreno de las pérdidas individuales tras una catástrofe para poder efectuar los pagos.

Una póliza del CCRIF paga según las pérdidas estimadas por el gobierno en el modelo de pérdidas, el cual, a su vez, se basa en las características del evento y en la distribución y exposición al riesgo catastrófico de los activos del país. Una póliza se activa cuando las pérdidas modelizadas para un huracán, terremoto o lluvia torrencial en un país miembro igualan o superan el punto de activación (deducible) elegido por el país y especificado en el contrato de seguro.

Una vez que la pérdida ha sido calculada para un país determinado, la indemnización total concreta se basa en el nivel de cobertura que el país tiene. Esta pérdida modelizada pretende replicar de la manera más real posible las pérdidas ocasionadas sobre el terreno. Cada país elige sus propias opciones de cobertura en cuanto a punto de activación, límite de cobertura y prima. El importe de la prima es lo que establece el nivel de riesgo entre el punto de activación y el límite de cobertura que el país tiene cubierto.

Si la póliza de un país se activa por un evento, se calcula la indemnización y, después de hablar con el contacto del país, se transfieren los fondos en los siguientes 14 días. Es el país el que decide cómo usar esos fondos.

BDSAL FIDES.- ¿Qué son exactamente los seguros paramétricos del CCRIF?

Isaac Anthony.- Es una póliza del CCRIF que indemniza en función de las pérdidas estimadas por el gobierno en el modelo de pérdidas. En la actualidad, ofrece pólizas contra terremotos, huracanes tropicales y lluvias torrenciales. Las pólizas para huracanes tropicales (TC) se basan en pérdidas modelizadas ocasionadas por el viento, las olas y las tormentas en las zonas costeras. Las pólizas de lluvias torrenciales (XSR) se basan en las pérdidas modelizadas de lluvia y pueden ser activadas a causa de huracanes tropicales o sistemas no ciclónicos como los sistemas borrascosos. Los productos TC y XSR funcionan de manera independiente y, si ambas pólizas se activasen a causa de un determinado huracán tropical, se percibirían indemnizaciones por ambas.

Confiamos en los avances tecnológicos

BDSAL FIDES.- ¿Cómo están adaptándose ante la revolución tecnológica?

Isaac Anthony.- Siempre hemos confiado en los avances tecnológicos para hacer seguros mejores y más fiables. Por ejemplo, para apuntalar su modelo de riesgos catastróficos, el CCRIF se basa en una base de datos georeferenciada de exposición de edificios e infraestructuras cuyo desarrollo se fundamentó de manera muy importante en los datos extraídos de imágenes por satélite de diferente resolución. Todos los seguros vendidos son paramétricos, basados en pérdidas modelizadas. Por lo tanto, los modelos de riesgo tecnológicamente avanzados son una parte inherente.

El producto más avanzado tecnológicamente es su seguro de lluvias torrenciales (XSR 2.0), que usa información de las lluvias facilitada por satélite además de modelos climáticos avanzados para poder valorar las pérdidas en tiempo real. Este modelo se controla a través de una aplicación web desarrollada específicamente por el CCRIF.

El modelo de huracanes tropicales se basa en información de huracanes facilitada en tiempo real, cada 3-6 horas, por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. El modelo de terremotos también usa información en tiempo real –distribuida por el Servicio Geológico de Estados Unidos- para la valoración de las pérdidas tras el evento.

Todos los seguros hacen uso de las nuevas tecnologías, modelización del riesgo hasta los sensores remotos en tiempo real. Sin embargo, buscamos constantemente la mejora de sus modelos para dar un mejor servicio a los países miembros. Actualmente se están planteando mejoras en los modelos actuales, incluyendo la valoración de daños en casi-tiempo-real tras un evento a través del procesamiento de datos de imágenes por satélite.

Además, ofrece a sus miembros (principalmente meteorólogos y gestores de catástrofes) acceso al sistema de previsión en tiempo real (RTFS), al que se puede acceder a través de una plataforma segura desde nuestra página web. El RTFS es una herramienta de predicción del impacto de las tormentas que ofrece a los usuarios información en tiempo real sobre los posibles huracanes y su impacto. Es una plataforma de modelización integrada, de alta resolución y en 3D capaz de ofrecer información detallada sobre los niveles esperados del evento y su impacto en toda la región caribeña. El RTFS, por lo tanto, permite a los miembros del CCRIF acceder a estimaciones en tiempo real del grado del evento y el impacto en la población y en las infraestructuras de todos los ciclones tropicales durante la temporada de huracanes. Los módulos de riesgos del RTFS son idénticos a los usados en la plataforma de modelización de pérdidas del CCRIF, con lo que existe una continuidad entre los riesgos e impactos previstos (suministrados a través del RTFS) y las estimaciones finales de pérdidas de la plataforma de modelización de pérdidas del CCRIF.

GESTIÓN COMPLETA DE LOS DESASTRES (CDM)

BDSAL FIDES.- Los últimos pagos derivados del huracán Matthew se han centrado en su mayoría en Haití, un país muy devastado por esta catástrofe y que además ha sido el pago más grande realizado, ¿cómo colaboran con los distintos gobiernos y qué medidas debe hacer frente estos países para mejor en su gestión de los riesgos?

Isaac Anthony.- Aunque el objetivo del CCRIF es proveer a sus miembros del seguro para catástrofes, por ello, contribuye a otras iniciativas relacionadas con la gestión de los riesgos catastróficos. El mecanismo contempla la gestión completa de los desastres (CDM) como un componente integral del desarrollo regional y está comprometido a apoyar a la región caribeña en la mejora de su gestión de los riesgos catastróficos y estrategias de adaptación climática.

Así, el CCRIF ha estado poniendo en marcha desde 2009 un Programa de Asistencia Técnica que pretende ayudar a los países miembro a profundizar en su comprensión de los riesgos naturales y catastróficos, y el potencial impacto del cambio climático en la región.Estamos implicado en apoyar a la región en sus esfuerzos por gestionar los desastres a través de la asociación con organizaciones regionales clave, iniciativas para ampliar las capacidades en la construcción de edificios, educación, investigación y desarrollo, compartir conocimiento y facilitar herramientas –como el sistema de predicción en tiempo real RTFS- para incrementar de manera proactiva el grado de preparación y gestión ante un desastre. También, el Consejo ha suministrado asistencia técnica y apoyo concreto a los gobiernos tras la ocurrencia de cualquier catástrofe natural que haya afectado de manera significativa a su país miembro.

El Programa de Asistencia Técnica también incluye las siguientes iniciativas:

  • Programas de becas – a estudiantes caribeños para que estudien en la UWI o en otra universidad dentro o fuera de la región carreras relacionadas con la gestión de los riesgos catastróficos. Desde 2010, el CCRIF ha otorgado 47 becas por importe de casi 740.000 dólares.
  • Programas de internado regional, para recién titulados universitarios que se hayan especializado en las áreas relacionadas con la gestión del riesgo de desastre y que pueden ser destinados a organizaciones regionales en los que aumentar su experiencia a través de la asignación de trabajos prácticos. Desde 2015, el CCRIF ha colocado a 45 internos en 18 organizaciones nacionales y regionales con una inversión de más de 140.000 dólares.
  • Programa de pequeñas subvenciones que financia pequeños proyectos que se centran en la resistencia cada vez mayor a las catástrofes o al clima por parte de organizaciones no gubernamentales (ONGs), organizaciones comunitarias (CBOs), fundaciones o instituciones académicas en todos los países miembro del CCRIF o CARICOM.

BDSAL FIDES.- Otro gran huracán ocurrido recientemente ha sido el Otto, ¿qué previsiones tienen ya al respecto y qué respuesta están dando a los países afectados?

Isaac Anthony.- Nicaragua es el único país miembro del CCRIF que se vio afectado por el huracán Otro. Otro activó una indemnización de 1,1 millón de dólares de la póliza de huracanes de Nicaragua y el Gobierno recibió los fondos a los 14 días del evento. Estamos en conversaciones con otros países centroamericanos para que se hagan miembros.

BDSAL FIDES.- Falta cierta cultura aseguradora así como impulsar la resiliencia entre la sociedad y los gobiernos Latinoamericanos, ¿cómo impulsar que se adquieran las herramientas necesarias para hacer frente a las grandes catástrofes?

Isaac Anthony.- En 2015, el Consejo de Ministros de Hacienda de Centro América, Panamá y República Dominicana (COSEFIN) firmó un memorando de entendimiento con el CCRIF para permitir a los gobiernos de América Central obtener seguro a través del CCRIF. Esto demostró el compromiso de incorporar el seguro de catástrofes en las estrategias nacionales de gestión de desastres. Aunque Nicaragua es el único país que se ha unido, de momento, hay señales positivas de otros gobiernos de la región.

Continúe leyendo la II Parte de la entrevista aquí

Noticias relacionadas

“El Seguro tiene un papel principal que jugar en la adaptación al cambio climático”

COMPARTIR