El trabajo del bróker constata que el grupo de reaseguradoras analizadas totalizaba en el año primas brutas de No Vida por importe de 199.000 millones (143.300 millones de euros), con un incremento del 5%, gracias fundamentalmente al impulso de negocios procedentes de mercados emergentes. Además, cabe destacar que el ratio combinado medio de las reaseguradoras incluidas en el informe mejoró en 2,8 puntos porcentuales, hasta el 89,6%, “con todas las empresas reportando ganancias técnicas”.

Un factor que explica esta mejora del rendimiento es la disminución en un 38% de la siniestralidad por catástrofes, que supuso un coste de 7.900 millones (5.690 millones de euros). Los ingresos netos de inversiones se mantuvieron estables en su cifra global, si bien la rentabilidad media se redujo en  30 puntos básicos, hasta el 3,1 %. El bróker apunta que el rendimiento se ha reducido en un tercio desde 2006.

“Las reaseguradoras han presentado unos resultados que podrían calificarse de resistentes en un mercado cada vez más competitivo. La mayoría está adaptando sus modelos de negocio para adaptarse a la cada vez mayor disponibilidad de capital de menor coste, mejorando tanto su transferencia riesgos como sus capacidades y oferta a los clientes. Esperamos que la actividad de gestión de capital se acelere, ya que las ventajas se hacen cada vez más evidentes”, explica Mike Van Slooten, jefe del equipo de Análisis de Mercado Internacional de AON BENFIELD.