P.- ¿Cómo seleccionaron la Fundación para hacer el recorrido del “Camino Solidario”?

Julio Henche.- En esta ocasión queríamos relacionar el proyecto de integración de discapacitados con nuestro X Congreso Nacional en Burgos y por eso seleccionamos una asociación con ámbito de actuación en Castilla y León, y concretamente con sede en Burgos.

P.- ¿Qué les mueve a realizar esta acción solidaria?

Julio Henche.- El Consejo General ha querido reforzar en los últimos años su imagen de institución con sensibilidad social, y acorde con la inestimable función social que ya ejercen los mediadores de seguros con su profesión. Por este motivo asignamos un porcentaje de nuestros presupuestos a labores sociales.

P.- ¿Qué destacaría de las personas discapacitadas que han participado en la iniciativa?

Julio Henche.- En esta ocasión hemos tenido una gran satisfacción con el colectivo participante porque, además de su discapacidad, se trataba, en la mayoría de los casos, de personas con un cierto grado de desamparo familiar o dificultad económica, lo que ha servido para dar más sentido a este proyecto.

P.- ¿Y de los monitores acompañantes?

Julio Henche.- Respecto a los monitores acompañantes, nos han demostrado una gran profesionalidad y el grupo de voluntarios han vivido la experiencia con absoluta entrega y sacrificio. Se trata de personas que cada año se ofrecen a colaborar en una tarea ardua y a veces muy difícil.

P.- El patrocinio de la iniciativa lo comparten con INTERNATIONAL SOS, ¿por qué con esta entidad?

Julio Henche.- Es una compañía que, desde el primer momento, se implicó en los proyectos y muy particularmente en el “Camino de la Integración y el Camino Solidario de 2010”, porque coincidía plenamente con su cultura empresarial. Han fomentado activamente la implicación de sus empleados porque eso supone un refuerzo a la idea de asistencia y ayuda que se potencia en su propia filosofía de servicios a los asegurados. Nos sentimos muy a gusto compartiendo este proyecto con SOS.

ANÉCDOTAS Y EXPERIENCIAS PERSONALES

P.- ¿Qué ha sido, desde su punto de vista, lo más destacado del “Camino Solidario 2012”?

Julio Henche.- El Camino de la Integración de 2012 supone un compromiso del Consejo con proyectos sociales. En esta ocasión nos ha permitido profundizar y establecer vínculos más concretos con Aspanias y conocer con detalle su labor. Es una manera de demostrar a la sociedad que los mediadores de seguros y sus instituciones tienen sensibilidad e implicación con sus problemas.

P.- ¿Puede seleccionar una anécdota del Camino?

Julio Henche.-Anécdotas hay muchas. Yo destacaría, en Galicia, un momento del Camino, cuando uno de los chicos discapacitados comenzó a emitir sonidos y silbidos a las vacas que pacían tranquilamente en el prado, y los animales reaccionaron poniéndose de pie y acelerando el paso para seguirnos.… creo que nos equivocaron con sus ganaderos.

P.- Junto con otros miembros del Consejo ha estado, como peregrina, también su hija, Cristina, ¿por qué quiere que viva esa experiencia?

Julio Henche.- Es una gran lección para un hijo, que no se puede explicar con palabras. Ha sufrido y sudado conmigo, viviendo el esfuerzo por hacer felices a personas que se conforman con muy poco. Para ella ha sido una experiencia inolvidable y ha aprendido con hechos, y no solo con palabras, lo que significa la solidaridad humana, viendo las necesidades que tiene mucha gente que nos rodea.

P.- Y a usted, ¿qué le aporta?

Julio Henche.- Particularmente me refuerza la autoestima y supone una sensación de utilidad y de servicio al prójimo que me reconforta enormemente. Valoras tu aportación porque te corresponden, con creces, todo lo que das a estas personas necesitadas.