Sin embargo, la falta de datos históricos, junto con una serie de teorías que compiten entre los modelos científicos, significa que los períodos de retorno de eventos relacionados con el clima son volátiles. Esto crea una dificultad para las aseguradoras de dar precio a los riesgos en base a datos del pasado ajustados a unas tendencias dinámicas de costes en aumento.

“Hay una nueva y sólida evidencia de que los océanos del planeta se han calentado significativamente”, comenta John Fitzpatrick, secretario general de la Asociación de Ginebra. “Teniendo en cuenta que la energía del océano es un factor clave de los fenómenos extremos, el calentamiento del océano ha causado efectivamente un cambio hacia una ‘nueva normalidad’ de una serie de amenazas relacionadas con los seguros. Este cambio es casi irreversible; incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se detienen por completo mañana, las temperaturas oceánicas seguirán aumentando”, añade.