Esta iniciativa, según reconoce López Torrijos en entrevista en el último número de 'Actualidad Aseguradora Mediación', tiene como objetivo “mejorar la posición competitiva de sus miembros”. “Es un proyecto anticíclico, que se desarrolla mejor en tiempos de crisis que de abundancia”, remarca.

Afirma que la mayor complicación a la que estos profesionales se enfrentan actualmente es que “no hay mercado para todos y, además, la crisis ha desarrollado un mercado donde el cliente exige precio y servicio por lo que el binomio competitividad-calidad es imprescindible para estar en el mercado”.

En este sentido, defiende la necesidad de “polivalencia” en la figura del corredor. “En este momento el corredor debe ser interlocutor tanto de riesgos de particulares como de empresas y, por supuesto, de previsión social complementaria. Ya no vale saber solo de coches. El corredor tiene que saber desarrollar el papel que la Ley de Mediación le ha reservado como un profesional  cualificado e independiente”, destaca.