El grupo mantiene su pronóstico de alcanzar un beneficio para el conjunto del ejercicio de 3.000 millones de euros, pese al difícil entorno de mercado. El CEO del grupo, Nikolaus von Bomhard, recuerda la importancia de una política de suscripción de riesgos proporcionales en la fase actual del mercado.

“La disciplina de precios y la gestión coherente del ciclo en el entorno actual son imprescindibles. Estamos optando por renunciar a volumen en ciertas clases de negocios y regiones, donde la fuerte competencia en precios, términos y condiciones ha tenido un impacto particularmente severo. Al mismo tiempo, estamos ampliando nuestro negocio con soluciones personalizadas. Nuestros accionistas pueden estar seguros de que estamos gestionando su inversión con responsabilidad”, indica el directivo,

Insiste, además, en que "nuestra estrategia sigue orientada a la obtención de beneficios a través de nuestro negocio de suscripción, no a través de inversiones de riesgo”.

MÁS COSTES EN EL SEGUNDO SEMESTRE POR GRANDES SINIESTROS Y CATÁSTROFES

En su negocio de reaseguro, el grupo registró un resultado operativo en el semestre de 1.837 millones, un 19,1% más, con 13.422 millones (-4,8%) en primas brutas suscritas. Dentro de esta línea de actividad, el ratio combinado en No Vida empeoró en 1,7 puntos, hasta el 94,1%.

“Después de un primer trimestre con costes bajos por grandes siniestros, el segundo cuarto del año trimestre se ha caracterizado por una alta incidencia aleatoria de grandes eventos por la acción del hombre. En total, la carga por grandes pérdidas ascendió en el segundo trimestre a 617 millones (605 millones un año antes)”, detalla el grupo en su comunicado.

De esa cifra, el coste total por catástrofes naturales en el segundo trimestre fue de 291 millones de euros. Alrededor de 180 millones le han supuesto al grupo las indemnizaciones por la fuerte tormenta de nieve en Japón que se produjo en febrero, pero que contabilizó en el segundo trimestre.

Además, MUNICH RE anticipa un gasto neto de 50 millones por el terremoto en la costa norte de Chile, y de 40 millones de euros por las inundaciones en Serbia, Bosnia-Herzegovina y Croacia en mayo. Además, el coste del accidente del crucero Costa Concordia en 2012 ascenderá a 120 millones de euros, 20 millones más de lo estimado anteriormente.

Por lo que respecta su negocio de seguro primario, mantuvo estable su facturación, con primas por importe de 8.618 millones, mejorando en un 23,1% el resultado operativo, hasta 527 millones. El ratio combinado en No Vida dentro de esta unidad de negocio fue del 95,5%, frente al 96% del primer semestre de 2013.

Finalmente, la División MUNICH HEALTH aportó a las cuentas del grupo unos ingresos por primas de 2.740 millones, un 18,9% menos, y un resultado operativo de 60 millones, tras un descenso del 40%. El ratio combinado fue del 99,3% (98,9% anterior).