Debido a la menor carga siniestral por grandes catástrofes, el ratio combinado para estos seis primeros meses del año queda en el 92%, frente al 94,3% del primer semestre del año anterior. El total de primeras netas suscritas, por su parte, se incrementa en un 2%, hasta llegar a 6.000 millones (4.870 millones de euros). El crecimiento del 4% en el negocio de Estados Unidos ha permitido compensar la caída del 2% en la actividad exterior.

“A la luz de nuestro desempeño en el primer semestre del año –adelanta John D. Finnegan, presidente y consejero delegado del grupo estadounidense- hemos aumentado la previsión para todo el presente año, en el que esperamos unos resultados de explotación en un rango de entre 5,70 y 5,95 dólares (entre 4,62 y 4,82 euros) por acción frente a la estimación de 5,30-5,70 dólares (4,30-4,62 euros) por título que dimos en nuestra previsión de enero. Hemos elevado esta previsión a pesar de un aumento en el supuesto de pérdidas por catástrofes para todo el año (desde 3,5 puntos porcentuales a 4,3 puntos), debido principalmente a las mayores pérdidas por catástrofes que esperamos en los primeros seis meses”.