El beneficio neto en el año bajó un 10%, hasta 483,7 millones (361,8 millones de euros), debido tanto al impacto de los siniestros por catástrofe como al impulso que las cuentas de 2011 tuvieron por la reducción, por valor de 80 millones (59,8 millones de euros), de una provisión tributaria de valoración.

Las primas netas cobradas, honorarios y otros ingresos ascendieron en el año a 7.700 millones (5.760 millones de euros), lo cual supone un aumento interanual del 2%. Este alza se debe principalmente al crecimiento de ASSURANT SPECIALTY PROPERTY y ASSURANT SOLUTIONS.

“En 2012, impulsamos el crecimiento de nuestras unidades de negocio especializadas y llevamos a cabo una gestión prudente del capital frente a nuestros accionistas”, afirma Robert B. Pollock, presidente y consejero delegado del grupo. “El huracán Sandy pesó significativamente sobre los resultados que registramos en el cuarto trimestre, así como sobre los correspondientes al conjunto de 2012, dada la asistencia que prestamos a nuestros clientes para superar los efectos de la devastación. De cara a 2013, nuestro objetivo sigue siendo lograr rentabilidad mediante el crecimiento y que nuestras unidades de negocio evolucionen de manera sostenible, siempre prestando a nuestros clientes un servicio de primera calidad”, añade.