Por otro lado, el margen de solvencia del grupo queda en el 772%, porcentaje que se eleva hasta el 807% en la compañía de No Vida. El EBITDA técnico (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) suponía un ratio del 24,3% sobre primas imputadas, incrementándose un 9% sobre 2011.

Los gastos de adquisición se redujeron un 5%, y el ratio de siniestralidad fue del 28,2%. Los activos aptos cercanos a los 80 millones de euros, permitieron cubrir las provisiones técnicas 4,7 veces.

Todos estos datos, según destacan desde la propia aseguradora, reafirman “su política de contención y rigor en la gestión, que ha situado a la compañía en puestos de liderazgo en solvencia y rentabilidad en un entorno de profunda contracción”. Asimismo, se añade, “estos resultados permiten asumir de forma holgada los compromisos adquiridos con sus asegurados, así como realizar una reinversión continua en sus principales grupos de interés”.