Igualmente, la cuenta técnica presenta un resultado del 9,97% de las primas imputadas de negocio retenido, algo más de un punto inferior al 11,18% de diciembre de 2012, y ello pese a la reducción en 4,38 puntos en el ratio de siniestralidad, que pasa de un 84,09% de las primas imputadas de negocio directo y aceptado al 79,71% a cierre del pasado año.

En Vida, el resultado de la cuenta técnica se elevó al 1,67% de las provisiones (negocio retenido) frente al 2,16% de 2012 (en comparación al negocio directo y aceptado, el resultado en Vida queda en el 1,92% de las provisiones, por el 1,88% de un año antes). Mientras, el nivel de rentabilidad para el total de No Vida permanece en niveles similares a los del año anterior, aunque algo inferiores: la cuenta técnica fue del 9,27% de las primas, por el 9,68% en 2012.

Es destacable (ver tabla) que aumenta la siniestralidad en No Vida (hasta el 69,16% del negocio directo). Asimismo, cabe remarcarse que en Autos, pese a que aumenta la rentabilidad del negocio, las ganancias no llegan ya a los dos dígitos sobre las primas la estabilidad también en el ratio de siniestralidad del conjunto de No Vida, en el 68,9% de las primas imputadas negocios directo y aceptado.