ALLIANZ confirmó ayer que su beneficio neto en los tres primeros meses del año fue de 29 millones de euros, lo que implica una caída del 98% frente al mismo cuarto de 2008. El grupo asegurador alemán explica que las cuentas reflejan el impacto ya anunciado de la venta de Dresdner Bank y remarca que sus ganancias netas por operaciones continuas se mantuvo en el nivel de los 400 millones de euros.

Asimismo, indica que su beneficio operativo fue de 1.400 millones (-35,5%) y los ingresos experimentaron un incremento del 2,8%, para situarse en 27.700 millones de euros.

Por áreas de negocio, No Vida aumentó un 1,5% su facturación, hasta 13.900 millones, con un resultado operativo de la División que se redujo en un 34,4%, hasta 970 millones, debido a un más bajo resultado de suscripción. El ratio combinado fue del 98,5% (94,8% un año antes). En Vida y Salud, un mercado en el que ALLIANZ ve los primeros signos de recuperación, la facturación se elevó a 13.000 millones (+5,7%) y el beneficio operativo fue 589 millones (-31,7%).