Así lo ha afirmado Pablo Hernández de Cos, director general de Economía y Estadística del Banco de España, según publican los medios de comunicación. Añade que la subida del 0,25% durante los próximos 50 años sería en ausencia de reformas o actualizaciones del sistema vigente.

El experto ha participado en la clausura de un evento organizado por Inverco en el que ha asegurado que, con una previsión de inflación del 2%, dicho incremento del 0,25% "generará un deterioro del poder adquisitivo de las pensiones".

Hernández de Cos quiso destacar que "las reformas impulsadas en 2011 y 2013 garantizan el equilibrio a largo plazo del sistema" aunque el saneamiento de las cuentas se producirá de forma paulatina, recortándose su déficit cerca de una décima cada año hasta 2050. Esta sostenibilidad se obtendría “fundamentalmente” a través de una reducción de la tasa de sustitución, que se situó en 20 puntos porcentuales respecto a la actual. Este elemento, junto “a la mejora de la tasa de empleo, contrarrestaría las presiones demográficas hasta estabilizar la ratio de gasto en pensiones sobre PIB”, añadió.

Las virtudes del sistema mixto

El presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama, señaló durante su intervención inicial que "el sistema público debe seguir existiendo", pero que este debe ser complementado con un sistema de capitalización complementaria que dé respuesta al envejecimiento de la población y el incremento de los gastos por parte del Estado.

En sus palabras, reclamó que "necesitamos un sistema de Empleo que tenga compulsión a través de la empresa", lo que permitirá a los trabajadores entrar al sistema de capitalización. Un ejemplo sobre el que se apoyó Martínez-Aldama es que Reino Unido ya produce un ahorro a las arcas públicas de 20 millones de libras anuales (23 millones de euros). Para lograr el éxito de este modelo, juegan un papel fundamental los incentivos fiscales del Gobierno, subrayó.

COMPARTIR